JUAN ANTONIO HERNÁNDEZ – TELDE

Puente de la Constitución y de la Inmaculada Concepción, jornada intersemanal. La UD San Gregorio encara este jueves (16.00 horas, estadio Pablo Hernández) el primer encuentro de diciembre ante un CD Maspalomas que lucha por el ascenso directo a Tercera División. Su racha es de cuatro victorias consecutivas.

Pesada, muy pesada se ha convertido la temporada del cuadro blanco. Y de las más aburridas de los últimos años. Todo parece estar decidido para el colista de la Preferente, que con un punto de 42 posibles y a 15 de la permanencia cuando todavía quedan tres jornadas para finalizar la primera vuelta, se puede decir que será equipo de Primera Regional la próxima temporada.

No tiene pinta de que este equipo, que por estas alturas la campaña pasada estaba luchando por los primeros puestos, sea capaz de remontar su vuelo. Necesitará ganar todo o casi todo lo que le queda para lograr una hazaña que sería histórica en la categoría. La mala gestión de la directiva está pasando factura.

Con el farolillo rojo asegurado hasta 2019, al San Gregorio lo único que le queda es intentar sacar algún punto en las próximas jornadas y recortar lo máximo posible las distancias sobre la permanencia, aunque es terriblemente complicado por el calendario que le toca. La única esperanzas, quizás, es el Bañaderos, rival directo que esta semana se mide al Pedro Hidalgo en la jornada del viernes.

Primer viaje para el Unión Marina
El Unión Marina realiza el sábado el primer desplazamiento fuera de Gran Canaria y con nuevo entrenador. A las cinco de la tarde se medirá al Haría CF, rival directísimo por la salvación, con apenas un punto de desventaja, y con Francisco Ramírez como nuevo míster tras la destitución de Chalana

Para los rojiblancos se torna un encuentro sumamente importante. Cualquier resultado que no sea la victoria le vale de poco o nada al equipo. aunque es una frase que se puede copiar y pegar en las previas de cada semana, ya que la diferencia con la permanencia es de 7 puntos. Es decir, que un pinchazo significará certificar el descenso navideño.

A diferencias del San Gregorio, el Marina por lo menos crea ocasiones de gol y es capaz de transformar algunas de ellas, que ya es algo. Pero para salvar una categoría que conquistó hace cuatro temporadas se necesita algo más, no solo marcar más goles, sino encajar menos (es el quinto equipo más goleado de la categoría).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here