JUAN ANTONIO HERNÁNDEZ – TELDE

El Unión Marina se desplaza este viernes a Santa María de Guía con la obligación de sacar los tres puntos ante el CD Becerril en el encuentro que se celebrará a partir de las 21.00 horas en La Atalaya.

La prioridad de los rojiblancos es lograr el tercer encuentro consecutivo sin perder, pero los emparejamientos de la jornada 21 son nefastos para sus intereses. Y es que el sábado a las 16.00 horas el RC Victoria, rival directo y equipo que abre la permanencia, visita al San Gregorio, que esta temporada se ha convertido en un chollo para cualquier contendiente.

La posibilidad de que el conjunto blanquinegro se haga con los tres puntos en El Hornillo obliga a los de Francisco Ramírez a llevarse el triunfo. Siete puntos de diferencia (en el peor de los casos), aunque parezca inocente, es de largo la peor situación a la que se puede enfrentar el Marina actualmente por la incapacidad de lograr al menos dos victorias seguidas.

Tampoco lo hace el Victoria, cierto, pero es que los capitalinos dependen de sí mismos. Los playeros, no, a pesar de que todavía queda el enfrentamiento directo que se disputará el 13 de abril. El problema es que, cuando se termine ese encuentro, apenas quedarán cuatro jornadas para el final, y salvo que cambie la situación, es posible que los números se queden justos o directamente que llegue sin opciones. Por eso, ganar este encuentro puede ser vital de cara a un futuro a corto y medio plazo.

En el encuentro del sábado, los blancos pueden empezar a hacer cálculos de cuándo puede consumarse el ‘adiós’ a la Preferente, que se podría producir en marzo. Ahora mismo, los teldenses están obligados a ganarlo todo (o al menos 12 de los 14 partidos que les quedan) para lograr el milagro. Y eso que la segunda vuelta está comenzando, al igual que el mes de febrero, que comienza mañana.

En este choque, los blancos tienen tanto y a la vez tan poco que decir que puede convertirse en un encuentro de trámite. Matemáticamente, las opciones de permanencia existen, pero las probabilidades son tan escasas que solo falta el certificado de defunción, puesto que remontar 19 puntos implica no solo ganar 6 partidos seguidos, sino que además los otros (los cuatro que están por encima) los pierda para igualar la clasificación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here